Ens trobem a:

Clariant invertirá 5,2 millones en una nueva planta en Tarragona para producir cosméticos a partir del aceite de oliva

Fotografia

La industria química actual está buscando continuamente el diseño de productos y procesos sostenibles, desde la eficiencia energética, la reducción de la generación de residuos y el empleo de materias primas renovables.

Para Clariant la sostenibilidad supone la creación de valor económico, social y medioambiental tanto para la propia compañía como para los clientes y la sociedad en general, mediante la gestión sostenible de nuestros procesos y la entrega de productos y soluciones sostenibles.

Uno de los productos en los que está trabajando Clariant es la obtención de escualeno para aplicaciones cosméticas. El escualeno es una molécula natural, descubierta en 1906 por el Dr. Mitsumaru Tsujimoto en el aceite de hígado de tiburón, que interviene en la síntesis del colesterol en animales, plantas y humanos. En el hombre, el escualeno se produce en el hígado, pero se le puede encontrar en la piel y en el tejido adiposo principalmente. Debido a que es una molécula natural presente en nuestro cuerpo y a la gran afinidad con la piel, la industria cosmética se ha fijado en ella para utilizarla como ingrediente en gran variedad de productos como cremas faciales, serums regenerantes, lociones corporales, cremas reparadoras…

El escualeno se ha obtenido tradicionalmente a partir del aceite de pescado, especialmente del de hígado de tiburón, que es el aceite natural en el que más abunda. El escualeno de origen animal no se puede considerar una fuente sostenible ya que para conseguir una tonelada se precisan aproximadamente unos 3.000 hígados de tiburón.

Otros aceites vegetales, como el aceite de oliva, también contienen escualeno, pero en cantidades tan pequeñas, inferiores al 0,1 %, que hacen muy difícil su extracción a nivel industrial.

La recolección de la oliva se realiza a mediados o finales de noviembre. Las aceitunas recogidas se molturan por medios físicos en los molinos o almazaras, cuando el aceite obtenido tiene una baja acidez y pocos defectos se obtienen las calidades “virgen extra” y “virgen” que son aptas para el consumo alimentario. El aceite que no es apto para el consumo humano, conocido como aceite lampante, debe ser tratado en una refinería para su posterior mezcla con aceites “extra vírgenes” o “vírgenes” dando lugar a la calidad “aceite de oliva”.  En el proceso de refino del aceite de oliva, en el paso conocido como desodorización, se genera un subproducto denominado destilados desodorizados del aceite de oliva (DOD) que contiene aproximadamente 10% de escualeno.

El DOD es la materia prima del proceso de la nueva planta de producción que está construyendo Clariant para la obtención de escualeno y su posterior transformación en escualano en Tarragona. Con una inversión de 5,2 millones de euros, la capacidad de obtención de escualeno/escualano será de 300 toneladas anuales.

Al concentrarse mayoritariamente la producción de aceite de oliva en la zona del mediterráneo, siendo España el principal país productor, hace del centro de producción de Clariant en Tarragona el más atractivo dentro de la compañía para instalar esta actividad.

El proceso de extracción del escualeno a partir del DOD de oliva requiere de varias etapas que incluyen una reacción química y varias separaciones físicas para conseguir al final una pureza mayor del 90%. Finalmente, si lo que se quiere obtener es el escualano se precisa de una etapa adicional de hidrogenación.

La nueva inversión de Clariant en Tarragona dispondrá además de una pequeña instalación para preparar formulaciones que contengan escualeno, escualano y/o aceites de origen vegetal, todas ellas orientadas al sector cosmético bajo la marca comercial PLANTASENS®.