Ens trobem a:

Covestro y ELIX Polymers abordan la innovación en la industria en la 10ª Semana de la Responsabilidad Social en Cataluña

Covestro y ELIX Polymers estarán presentes en la jornada de Tarragona de la Semana de la Responsabilidad Social con una mesa redonda, titulada “Industria e Innovación”, que tendrá lugar mañana, 23 de octubre, a las 11h, en el Palau Firal de Congressos de la ciudad. El evento está enfocado a sensibilizar sobre la importancia de la RSC y los Objetivos de Desarrollo Sostenible en las compañías e instituciones.

El debate, moderado por Ingeniería Social, se iniciará con la intervención de Antoni Prunera, Responsable de Desarrollo de Negocio e I+D en ELIX Polymers, quien abordará el concepto de innovación responsable y cómo la compañía lo está incorporando en su funcionamiento.

Durante estos últimos años, ELIX Polymers ha desarrollado nuevos productos y materiales más sostenibles, basados en tres factores clave para la innovación: fabricación respetuosa con el medio ambiente, cartera de productos más sostenible y conciencia del impacto en la salud. Estos desarrollos han permitido renovar su cartera y añadir diversidad y calidad al mercado de los termoplásticos, además de optimizar los procesos de sus clientes, lo que estimula su competitividad.

La mesa redonda continuará con el representante de Covestro, Álvaro Iglesias, segundo director de la planta de MDI de Covestro España. Bajo el título “Economía circular y eficiencia energética en los procesos de producción”, Iglesias dará a conocer los proyectos y soluciones que la compañía está desarrollando para liderar la transición de una economía de un solo uso a una economía circular real.

En primer lugar, hablará sobre el proceso innovador de reaprovechamiento de CO2 como nueva materia prima para la producción. Asimismo, el ponente acercará a los asistentes la tecnología ODC, patentada y exclusiva de Covestro, que permite disminuir hasta un 25% la electricidad en los procesos de producción del cloro, con la consiguiente reducción de las emisiones de CO2. Este ahorro supone un gran salto en eficiencia energética, ya que el gasto en energía supone alrededor de un tercio de los costes de fabricación del cloro.