Ens trobem a:

Covestro entre las 50 empresas más innovadoras

Fotografía

dr-gernot-jager-project-manager-de-covestroLa revista Technology Review ha clasificado a Covestro como una de las 50 empresas más innovadoras del año 2017. Un nuevo proceso de producción altamente sostenible es lo que ha llevado al fabricante de materiales a ocupar un lugar en el ranking mundial de la revista de investigación, que publica el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) y que reconoce “ideas innovadoras y avances pioneros”. La selección para el ranking de este año se anunció durante una gala celebrada en Berlín.

Covestro ha utilizado con éxito materias primas vegetales en la producción de anilina, una sustancia química básica muy importante para los procesos de fabricación de la compañía y para la industria química en general. Esto se traduce en un ahorro de petróleo, la materia prima que generalmente se ha utilizado hasta la fecha. Las primeras 50 empresas del ranking incluyen startups y compañías multinacionales como Amazon, Alphabet Inc. (Google), Merck y Daimler.

Una base de materias primas más amplia

“Nos alegra haber sido reconocidos por Technology Review, ya que demuestra una vez más la gran capacidad de nuestra empresa en materia de innovación”, afirmó el Dr. Markus Steilemann, Director Comercial de Covestro y responsable de innovación, marketing y ventas. “Ser capaz de obtener anilina a partir de materias primas renovables es un paso clave para hacer que las industrias química y del plástico sean más independientes respecto a las escasas materias primas fósiles y las fluctuaciones del mercado. Es un nuevo ejemplo de cómo aplicamos nuestra visión, centrada en hacer del mundo un lugar mejor”.

Covestro desarrolló el nuevo proceso de producción de forma completa en colaboración con socios – la Universidad de Stuttgart, el CAT Catalytic Center de RWTH Aachen University y Bayer AG – y ha confirmado su viabilidad en el laboratorio. El cien por ciento del carbono obtenido en la producción de anilina deriva de la biomasa. Actualmente este proceso está siendo transferido para la producción en dimensiones técnicas mayores. El objetivo final es producir anilina basada en biomasa a escala industrial, lo que supondría un logro sin precedentes para la industria.