Nos encontramos en:

La fábrica de Ercros en Tortosa reduce sus emisiones ambientales un 27% y mejora su índice de calidad un 46%

Fotografia

La fábrica de Ercros en Tortosa ha reducido sus emisiones un 27% en 2017 respecto del año anterior. La reducción del índice de emisiones –que mide las sustancias emitidas al aire y al agua y los residuos generados– es un fiel reflejo del compromiso de la empresa con el entorno ambiental de sus instalaciones.

La fábrica de Tortosa también presentó excelentes resultados en materia de la calidad de sus productos; el 99,9% de los materiales que salieron de la fábrica en 2017 fueron considerados óptimos por los clientes. Esta cifra supone una mejora del 46% respecto del año anterior y un 67 % respecto de la media de los últimos cinco años.

El centro de Tortosa pertenece a la división de química intermedia de Ercros y es el único productor de España y cuarto del mundo de pentaeritritol y dipentareritritol, productos utilizados en la elaboración de pinturas y lubricantes. También produce formiato sódico –usado en la industria de los curtidos– y formaldehído –que se utiliza en la industria de la madera y como materia prima para elaborar derivados–. En este centro se ubica el departamento de I+D de la división de química intermedia.

La fábrica de Tortosa está inscrita en el registro europeo EMAS (Eco-Management and Audit Scheme). Asimismo, tiene homologado su sistema de gestión del medioambiente, según la norma ISO 14001:2015; de la calidad, según la norma ISO 9001:2015, y de la prevención, según el estándar OHSAS 18001:2007.

Ercros está adherida voluntariamente desde 1994 al programa Responsible Care, que tiene por objeto lograr que las empresas químicas –en el desarrollo de su actividad– alcancen mejoras continuas en relación con la seguridad y la protección de la salud de sus trabajadores, la protección de las personas y las instalaciones, el medioambiente, la tutela del producto, la comunicación y transparencia.

En 2017, el grado de cumplimiento de Ercros de los siete códigos de prácticas de gestión del programa Responsible Care fue del 97,7%, por encima de la media del conjunto de las empresas españolas adheridas.