Ens trobem a:

Puesta en marcha de la nueva capacidad de producción de cloro con membrana y cese de la tecnología de mercurio en Ercros

Las plantas de producción de cloro con tecnología de mercurio de Ercros, ubicadas en las fábricas de Flix y de Vila-seca I, han cesado su actividad en cumplimiento con lo establecido en la Directiva de emisiones industriales de 2010 y en la Decisión de la Comisión Europea de 2013, por las que se establecen las conclusiones sobre las mejores tecnologías disponibles (MTD) para la producción de cloro-álcali y prohíben el uso de la tecnología de mercurio a partir del 11 de diciembre de 2017.

En Flix, la planta de cloro dejó de funcionar ayer por la tarde, 118 años después de que se pusiera en marcha en esta fábrica la primera planta electrolítica de España y la tercera de Europa.

La planta de producción de cloro con tecnología de mercurio de la fábrica de Vila-seca I dejó de operar el pasado 4 de diciembre, después de 47 años de actividad. A partir de esta fecha, se han iniciado las pruebas para la puesta en marcha de la ampliación de la planta de cloro con tecnología de membrana. Esta tecnología está considerada MTD y por lo tanto no está afectada por la prohibición de la CE. Esta fábrica fue la primera en España en implantar la tecnología de membrana en 1992.

La ampliación de la capacidad de producción de cloro con tecnología de membrana en la fábrica de Vila-seca I ha sido de 65.000 t/año, que añadidas a la capacidad que había hasta ahora totaliza una capacidad de 120.000 t/año. Ercros espera que la ampliación de la planta esté plenamente operativa antes de finalizar el año. Paralelamente a esta actuación, también se han construido en este centro nuevas plantas de fabricación de hipoclorito sódico y ácido clorhídrico y de concentración de sosa cáustica, con el fin de satisfacer la demanda de los clientes. Todas estas actuaciones han requerido una inversión de 29 millones de euros.

A lo largo del primer trimestre de 2018, Ercros espera que entre en funcionamiento la ampliación en 15.000 t/año de la capacidad de producción de la planta de cloro con tecnología de membrana en la fábrica de Sabiñánigo, hasta conseguir una capacidad total de 45.000 t/año. Adelantándose a la legislación europea, esta fábrica ya había realizado el cambio de tecnología de mercurio a membrana en 2009. En este período, también está previsto poner en marcha una nueva planta de ácido clorhídrico en este centro. El coste de ambas actuaciones asciende a 14,5 millones de euros.