Nos encontramos en:

AITASA ha elegido a Aqualia para la construcción de una planta depuradora para las industrias químicas de Tarragona

Fotografía 1: El director de AITASA, Daniel Montserrat (izquierda) i el director de zona de Aqualia, Juan Luis Castillo, en el momento de firmar el contrato de construcción.
Fotografía 2: El consejero delegaro de AITASA, Marc Fargas, a la izquierda, firmando el acuerdo de financiación de la nueva planta.

Se trata de una clara apuesta de AITASA y las industrias químicas por la sostenibilidad y el cumplimiento de las nuevas exigencias europeas

Aqualia se encarga del diseño, la construcción, la explotación y el mantenimiento de la planta, que tendrá una capacidad de 1.800.000 litros/h durante las 24 horas

AITASA (Aguas Industriales de Tarragona, SA), empresa que suministra agua a las industrias químicas del Camp de Tarragona, ha adjudicado a Aqualia el diseño, la construcción, explotación y mantenimiento de una planta de tratamiento conjunto de efluentes para las industrias químicas de Tarragona. La planta dará servicio a las industrias del sector del polígono químico y petroquímico más grande del sur de Europa.

Tal como ha explicado el presidente de AITASA, Manu Segura, las empresas del polígono se han unido “para optimizar los recursos y hacer un tratamiento más eficiente, bajo parámetros de sostenibilidad, y cumplir con la nueva normativa europea, más exigente en el tratamiento de estos tipos de aguas. Con este ambicioso proyecto, AITASA se consolida como una empresa capaz de gestionar y llevar a cabo infraestructuras para el interés común de sus asociadas y centradas en el mundo del agua”.

El director de Zona II de Aqualia, Juan Luis Castillo, explicó que “a la hora de diseñar y proyectar la planta, nos hemos marcado como objetivo principal maximizar el rendimiento del tratamiento y mejorar la calidad del agua que se devuelve al medio ambiente. Otras metas básicas han sido la obtención de una explotación fácil y eficaz, con las máximas condiciones de seguridad y fiabilidad y minimizando el impacto medioambiental y urbanístico. Además, hemos utilizado las mejores técnicas disponibles”.

Castillo también ha explicado que con el tratamiento integrado de los vertidos de las industrias se optimizan los recursos y se trabaja de una manera más eficiente, “aunque se multiplica la complejidad técnica del tratamiento, por lo que el diseño es uno de los más complejos y completos posibles”. Para ello, previamente, para definir y valorar el proyecto, el año pasado Aqualia puso en marcha una planta piloto a escala industrial in situ, totalmente extrapolable a la futura planta de tratamiento a escala real.

La nueva planta de tratamiento de efluentes se construirá en terrenos dentro del polígono petroquímico sur de Tarragona y tendrá una capacidad de 1.800.000 litros/h durante las 24 horas, con posibilidad de futuras ampliaciones. El agua a tratar llegará a través del emisario conjunto, gestionado por AITASA, mediante dos colectores, uno que procederá del polígono norte y otro del polígono sur.

El presupuesto del contrato es de 24 M €, más 15 M € por los 5 años de explotación. Una vez hechos los trabajos preliminares por parte de Aqualia, las obras comenzarán este mes de junio y durarán 17 meses.

Las instalaciones que se han de construir, a pesar de dar respuesta a las exigencias medioambientales europeas respecto a la calidad del agua depurada, permitirán a la industria química del Camp de Tarragona disponer de una fuente importante a integrar en el ciclo del agua mediante la regeneración y reutilización.