¿Cómo valora el papel del sector químico en esta situación?

La sociedad en general ha podido comprobar que somos un sector esencial y necesario, y más en estos momentos, como base para muchos productos indispensables, no sólo para la gestión directa de esta situación, como los gases medicinales, los materiales para equipos sanitarios, desinfectantes… que han contribuido a salvar muchas vidas en esta emergencia, sino también otros productos que han servido para satisfacer las necesidades básicas del resto de la población, como la alimentación, el transporte, el agua potable, el papel… A pesar de las dificultades, hay que sentirse muy orgulloso de la industria química por cómo ha sabido estar a la altura y seguir siendo clave para el suministro de productos esenciales en estas circunstancias tan complejas.

¿Cómo se ha podido gestionar el equilibrio entre seguir produciendo y la seguridad y salud personales?

Se ha demostrado que, gracias a nuestra cultura de la seguridad, en el caso de la industria química reforzar las medidas de prevención y seguridad personal ha sido posible y se ha podido realizar de manera ágil, porque los conceptos de seguridad y el cumplimiento estricto de protocolos y medidas extremas forman parte de nuestro ADN. Tenemos una conciencia colectiva muy interiorizada de gestión de riesgos donde lo primero es la protección, por encima de todo, y aquí cabe destacar la firmeza, la corresponsabilidad y el compromiso de nuestros colaboradores.

¿Qué medidas se han tomado?

Desde el inicio de esta crisis las empresas del sector químico implementaron medidas preventivas y de seguridad, que no se han relajado en ningún momento: se ha implementado el teletrabajo de todo el personal que, por la naturaleza de sus tareas, puede trabajar desde casa. En las instalaciones, se han establecido turnos con el personal mínimo imprescindible para garantizar el funcionamiento de las plantas en condiciones de plena seguridad, operatividad y respeto al medio ambiente. Se han extremado las medidas de prevención, limpieza de instalaciones, higiene y distancia social para prevenir contagios y garantizar la seguridad y la salud de las personas.

Los trabajadores de la química forman parte de los colectivos que, a pesar del estado de alarma y el confinamiento, siguen trabajando.

Las personas que forman la industria química están haciendo un gran esfuerzo para dar respuesta a lo que la sociedad necesita, en estos momentos más que nunca, y se lo agradecemos profundamente. Muchas de las plantas han reorientado sus producciones para cubrir las necesidades más urgentes de productos sanitarios, alimentación o limpieza y desinfección. Las empresas han extremado, naturalmente, todas las medidas de seguridad y prevención para evitar contagios, pero en todo caso hay que reconocer la responsabilidad, profesionalidad y solidaridad de los colaboradores en un momento así. Mantener esta mínima actividad, además de ser esencial y necesaria, constituye un auténtico balón de oxígeno para la economía local en esta situación de emergencia sanitaria.

Forman parte de los colectivos a los que cada día a las 20h la sociedad aplaude.

La sociedad está viendo estos días cómo muchos colectivos son verdaderos héroes que se sacrifican por todos nosotros y desde el sector les queremos dar las gracias y hacer un reconocimiento a todos ellos. A todos los que se están esforzando por todos nosotros, luchando contra la pandemia en primera línea o asegurando que como sociedad disponemos de los servicios y bienes de primera necesidad: servicios sanitarios, fuerzas de seguridad, cadena de suministro para alimentación y farmacia, servicios de retirada de residuos, transportistas… entre muchos otros.

¿Cree que ahora la sociedad en general es más consciente de la relevancia de los productos esenciales que tienen su base en la industria química?

Posiblemente hasta ahora no existía una conciencia lo bastante completa, y es probable que este haya sido uno de los déficits de nuestro sector hasta ahora: quizá no hemos sido capaces de hacer suficiente pedagogía para que la sociedad, y en particular la comunidad de nuestro entorno, conozca realmente la importancia de muchos productos que se derivan de nuestro trabajo. Quien más quien menos, en el Camp de Tarragona, conoce a alguien que trabaja en la química. Es importante que todo el mundo sea consciente de que aquel familiar, aquel amigo, aquel conocido que todos tenemos en la industria química, hace cada día desde su puesto de trabajo una contribución imprescindible para la sociedad y para mejorar la vida de las personas. Debemos incidir mucho más en la importancia de los productos que producimos y en el valor que tienen para el bienestar de la sociedad.

¿Cómo está afectando esta situación a la industria química del Camp de Tarragona y como le afectará una vez pase?

Es evidente que la pandemia nos afecta a todos y por lo tanto nuestra actividad económica no queda indemne a esta situación. A pesar de que en algunos casos la producción se ha podido mantener por su consideración de industria esencial, también es cierto que muchas líneas de trabajo se han visto afectadas y también ha habido mucha afectación entre las empresas proveedoras y entre los sectores demandantes, que son nuestros clientes. No resulta nada fácil hacer una previsión cuando apenas estamos todavía en medio de la crisis, pero tenemos claro que tendremos que remar mucho para volver a la normalidad. Así lo haremos. Puede que no sea una recuperación rápida pero este sector ha demostrado ser enormemente resiliente y que sabe resistir en tiempos difíciles. Seguiremos esforzándonos para seguir siendo un referente económico del territorio y del país, necesario para la recuperación de las consecuencias derivadas de esta crisis sanitaria.